Noticias

Gary Kasparov fue consultor de la aclamada serie de Netflix «Gambito de dama»

Incluso antes del éxito de Netflix “Gambito de Dama”, transmitido por televisión, el COVID-19 ya había despertado más interés en el juego de ajedrez debido a los confinamientos.  Elena Wolf, corresponsal de la Voz de América en Florida, habló -a través de Skype- con el gran maestro ruso Garry Kasparov, quien fue consultor de la serie, así como con otros amantes del juego ciencia sobre la serie que protagoniza la actriz argentino-británica Anya Taylor Joy.

Cada segundo y medio, alguien en Estados Unidos le pregunta a Google cómo jugar al ajedrez. El portal en línea Chess.com ha registrado 28 millones de jugadores y Amazon se disculpó con los clientes porque muchos juegos de ajedrez pedidos en línea no estarían  disponibles a tiempo para Navidad.

El meteórico ascenso de la popularidad de esta antigua batalla real tiene mucho que ver con la popularidad de “Gambito de Dama”, una exitosa serie de Netflix sobre el ascenso de una joven prodigio del ajedrez con problemas personales.

“Es un espectáculo increíble, ¡fue súper divertido! Eso es lo que me atrajo de esto, ¡porque acabo de terminar de verlo anoche!”, dice a la VOA, Victoria, una residente de Florida.

“¡Esto es lo más grande desde hace cincuenta años! Fischer contra los rusos en Reykjavik, esa fue la última vez que este país vio esta locura, o lo que ustedes llaman fiebre del ajedrez”, apunta por su parte Emad, propietario de una tienda de artículos de ajedrez. 

Los estadounidenses siempre han tenido una relación compleja con el ajedrez, en parte porque fue un pequeño campo de batalla de la Guerra Fría entre Rusia y Estados Unidos.

En 1972, el estadounidense Bobby Fischer ganó el campeonato del mundo en una serie de partidas que fueron catalogadas como “El encuentro del siglo” al entonces campeón mundial soviético Boris Spassky.

El programa de Netflix “Gambito de Dama” es una especie de recuento de esa historia. Se centra en una niña huérfana de Kentucky que vence a sus propios demonios y a un inmejorable gran maestro soviético en un juego que trasciende las décadas de conflicto entre dos grandes superpotencias.

Garry Kasparov, excampeón mundial de ajedrez, conversó con la VOA por Skype sobre la serie.

“Los antagonistas, los campeones de ajedrez soviéticos, están representados de manera muy cálida, no hay ningún conflicto adicional agregado al espectáculo: sobre la Guerra Fría, sobre la lucha, no hay mezquindad”, señala Kasparov.

Se suponía que Kasparov interpretaría al gran maestro soviético Borgov en el programa. Pero en cambio, coreografió todas las partidas del programa. Dice que todas son reales, porque él controló todas y cada uno de ellas.

“Para mí era una cuestión de prestigio. Sabía que mis colegas estarían mirando el programa con mucha atención, viendo cada partida. Y me prometí a mí mismo que no tendrán nada que criticar, que cada partida será perfecta”, dice Kasparov.

Incluso las figuras de ajedrez que la huérfana Beth Harmon evoca en su techo no son solo una invención de la serie, como dijo a la VOA, también a través de una conversación por Skype, Susan Polgar, campeona mundial femenina 1996-1999.

“En realidad, los jugadores de ajedrez, cuando piensan en el ajedrez, incluso durante una partida, a menudo, literalmente, miran hacia el techo y calculan variantes”, dijo Polgar.

La estadounidense-húngara Polgar se convirtió en gran maestra a la edad de 15 años y compara su momento con la historia de “Gambito de dama”.

“Obviamente, no estuve involucrada con el alcohol o las drogas tan temprano en la vida como Beth Harmon, pero por supuesto me han dicho muchas cosas malas, incluido el acoso sexual y la intimidación física. Y, ya sabes, ¡el abuso verbal era algo cotidiano! ¡Que las niñas no pueden jugar al ajedrez, que no pertenecen al ajedrez, que vayan a jugar con muñecas, no con ajedrez, el ajedrez es para hombres, las mujeres no son tan inteligentes como los hombres!”.

Sin embargo, la serie no se centra en eso, sino en la idea de que el juego de ajedrez es humano y eterno, e incluso en medio de la Guerra Fría hay lugar para abrazos cálidos, como explica Garry Kasparov.

“La última escena de la serie, cuando Beth se escapa de su compañero, probablemente un tipo de la CIA, no lo sabemos con certeza, lo podemos deducir … Ella va al bulevar donde los hombres juegan al ajedrez. Fue filmada en Berlín, por cierto … Entonces, ella se escapa, e insistí en que los hombres se dirigieran a ella como Beth Harmon, no solo como Harmon, eso agregaría cierta intimidad ajedrecística a la escena”.

Se han filmado más de 50 películas sobre ajedrez, pero no muchas logran que el juego parezca tan humano, cálido y divertido como en “Gambito de Dama”.

Add Comment

Haga clic aquí para publicar un comentario